Esta es una bici sin motor.

El Mito de la Bici con Motor

Como bien lo sabes, la bicicleta ha ido ganando terreno como vehículo dentro de las ciudades; desde las plegables hasta triciclos para adultos, pasando por las de corte clásico hasta algunas con materiales innovadores. Y eso es una buena noticia para todos.

Entre los estilos disponibles en el mercado, hay uno en particular del que quiero hablar: La bici con motor.

De a poco vemos cada vez más bicicletas con motor, ya sean eléctricas en sus distintas modalidades (motor integrado generalmente expuesto y el recargable al pedalear colocado en la llanta trasera) y de gasolina.

En 2002, año en el que comenzó la comercialización masiva de éstos, se vendieron 100 mil unidades a nivel mundial, hoy hablamos de 40 millones. Es evidente el crecimiento que ha tenido, lo que nos haría pensar que es una buena idea adquirir una. ¿Será así?

Razón de Ser

¿Por qué alguien compraría una bicicleta con motor? Hay distintas razones que llevan a las personas a hacerlo, siendo una de las más comunes la de evitar el esfuerzo.

No sudar y llegar impecable al trabajo, escuela o reunión, es un argumento sólido para quienes, en efecto, dan peso a la imagen. Aunque si analizamos la idea de usar la bici, pues es también ejercitarse.

Una opción para no sudar es con un tipo de pedaleo relajado; igualmente hoy en día las empresas comienzan a colocar regaderas para el personal donde pueden ducharse y cambiarse. Ahora bien, si nos ponemos razonables, con una correcta higiene no deberíamos tener problemas con nuestra esencia.

Otro motivo para tener una bici así es ayudarnos a subir la última pendiente o darnos un impulso en alguna recta para ganar velocidad. Suena lógico aceptar apoyo si se nos ofrece siendo que la naturaleza del ser humano es siempre buscar lo que mejor convenga a sus intereses energéticos, por ello si el usuario sabe que puede alcanzar velocidades de hasta 35 km/h sin necesidad de esfuerzo lo más viable sería no pedalear durante todo el viaje.  ¿Por qué esforzarme si la comodidad ya viene incluida?

El Punto Sobre la i

Esta bici no tiene motor. (Ni tampoco las de arriba).

Recordemos que la bicicleta es el vehículo más noble de la ciudad (sin contar los pies), ya que no genera emisiones contaminantes, silencioso y su uso requiere poco espacio, pero sobre todo ofrece bienestar físico y emocional al ciclista.

Una bicicleta con motor es esencialmente una motocicleta. No importa que su estructura sea más pequeña y delgada que una moto.

La moto es buena opción para la ciudad cuando se le va a dar un uso de carga que supere a la bici, cuando la persona no puede pedalear o para distancias largas. Para todo lo demás la bicicleta es la campeona.

Es realmente la ciudad quien debe adaptarse al vehículo sustentable, y no al revés. Por ejemplo, en Noruega, cuando un ciclista se encuentra una pendiente, al extremo de la calle hay un carril elevador, el cual lleva al ciclista a la cima sin necesidad de pedalear. (Link al final)

En Estados Unidos las bicis pueden ir en los racks delanteros de los autobuses, o en Alemania hay un espacio destinado a las cletas dentro de los S Bahn y trenes.

La hipercomodidad se ha apoderado de nosotros, y si no hacemos algo al respecto, seremos una sociedad -todavía más- sedentaria con las graves consecuencias que conlleva.

-> Así se resuelve el tema de las pendientes: https://www.youtube.com/watch?v=ec_ujdz-mn0

Paco Montes

author

Fundador Deimos y voyerista de la movilidad. Lleva 7 años creando bicicletas mexicanas con alma. Su sueño es ver a México en bici.

Antes de irte, danos tu opinión